rumigaculum.com

  • Aumentar tamaño del tipo
  • Tamaño del tipo predeterminado
  • Disminuir tamaño del tipo
Inicio Autor

Acerca del autor y del sitio web

E-mail Imprimir PDF

Sobre el autor

Soy David Serrano Martínez (correo-e), ingeniero industrial del ICAI (promoción de 1996). Nací en Madrid (España) en febrero de 1972. Desde 1988 vivo en Rivas-Vaciamadrid, hogaño el municipio de más rápido crecimiento de Europa.

Recuerdo que en la universidad un profesor me dijo que las dos mayores competencias que un ingeniero debería guardar en su bagaje eran: el cálculo numérico y el inglés... Creo que olvidaba no obstante la más importante de todas: la capacidad de relacionarse empáticamente con los demás.

Respecto a las otras dos, creo que tenía toda la razón: el cáculo numérico constituye la actividad profesional básica de miriadas de nuevos ingenieros que alcanzan su primer empleo, actividad por otra parte muchas veces aborrecida por esos mismos ingenieros, que desean promocionarse rápidamente y adquirir otras competencias. Creo que tal aborrecimiento surge del hecho de que muchas veces al ingeniero recién empleado lo sientan a resolver programas de ingeniería de detalle con complicadas herramientas de cálculo (simulación, medios continuos, etc.), cuando en tantas ocasiones no conoce el trasfondo de dichas herramientas, ni ha alcanzado aún la madurez suficiente para enfrentarse a ese tipo de problemas. Por suerte yo no tuve ese comienzo: empecé a resolver problemas de ingeniería básica, donde las herramientas de cálculo no existían, o no eran específicas, o no estaban tan elaboradas y en tales casos es el propio ingeniero quien debe usar el ingenio que da nombre a su profesión y crearse sus propias herramientas de cálculo. Llegados a tal punto, el cálculo numérico deja de aborrecerse y en muchas ocasiones (como me ocurrió a mí) comienza a resultar una actividad creativa y gratificante.

El referencia al otro pilar básico del ingeniero (el conocimiento suficiente del idioma inglés) resulta tan básico en nuestro mundo que nada tengo que objetar. No debemos olvidar empero que el español es un vehículo tan apto como el inglés para la transmisión de cultura y conocimientos técnicos, pese a que muchos ingenieros (en ocasiones con exiguos conocimientos de inglés) muestren su desacuerdo con tal afirmación, tantas veces inmersos en una terminología anglo superflua que, sin embargo, creen que les otorga empaque, prestancia y caché dentro de su profesión.

Sobre rumigaculum.com

Rumigáculum (castellanizando la palabra) es la etimología latina de la palabra española rumiajo. Un rumiajo es, para decribirlo con una imagen, el logotipo de esta página web. Es una palabra castellana en vías de extinción (si no ya extinta) a la que sin embargo es difícil encontrarle equivalentes exactos en otros idiomas. La elección del nombre y logo de la página se basa sobre todo en motivos estéticos; en efecto: nada relaciona nombre e imagen con el contenido de la página. Sé que lo anterior poco ayudará a la difusión de rumigaculum.com en internet: un nombre extraño, difícil de recordar y que no da pistas sobre su contenido. Rumigáculum encarna estos principios:

  • No busco beneficio económico. El material entregado es gratuito y de dominio público.
  • Me mueve la voluntad de dotar al contenido de esta página (monográficos y descargas) de la mayor calidad de que sea capaz.
  • Si el lector descarga algún contenido es porque realmente tiene interés en el mismo (o al menos así lo entenderé), lo que para mí constituirá una satisfacción.

Agradecimientos

Quiero mostrar aquí mi agradecimiento a todas estas personas:

  • A mi mujer Arantxa: por su infinita bondad al soportar pacientemente mi ensimismamiento durante horas y horas, cuando programaba y componía los contenidos aquí ofrecidos.
  • A mis padres Antonio y Guadalupe: por su cariño y por haberme inculcado desde pequeñito el valor del esfuerzo personal y del trabajo bien hecho.
  • A mi gran amigo Alberto Pérez (un gurú de la programación): por revisar mis trabajos y por animarme a escribir esta página web, dándolos así a conocer a más gente.
Share